Por fortuna, hoy en día existen buenos servicios de limpieza de fosas sépticas en La Coruña, pero, lamentablemente, no siempre ha sido así. Hubo un tiempo en el que los habitantes de los pueblos hacían sus necesidades en pequeños cubos o "escupideras" y los vaciaban por la ventana cada mañana al grito de "¡agua va!".

Y es que las fosas sépticas eran (y son todavía en algunos lugares) lo más parecido al alcantarillado público. En ciertas zonas rurales o muy apartadas de las urbes, estos agujeros bajo tierra son la única opción para tratar los desechos fecales. Los servicios de limpieza de fosas sépticas en La Coruña suelen tener un volumen de trabajo considerable a cuenta de estos sistemas de desecho.

Las fosas sépticas datan de tiempos inmemoriales. Hay registro de su existencia incluso en el antiguo Egipto, y eran utilizadas en los baños públicos. Se cavaba un agujero (o varios de ellos situados uno al lado del otro) sobre el que había que agacharse. Las aguas fecales caían a un pozo común y cada cierto tiempo se vaciaban. Sin embargo, la pestilencia y la falta de higiene las convertían en un caldo de cultivo perfecto para bacterias y virus.

Con el paso de los siglos, este sistema fue perfeccionándose. Sobre todo, se fue optimizando la calidad y seguridad del vaciado, y se estudiaron los mejores materiales y técnicas de construcción para facilitar el mantenimiento. Hubo una época en la que incluso logró fabricarse pólvora a partir de los desechos de las fosas.

A día de hoy, por suerte, las fosas sépticas están hechas de forma resistente, son mucho más higiénicas y seguras y su mantenimiento rutinario es menos costoso y complejo. Además, existen empresas especializadas en su saneamiento de forma profesional, como Saneamiento Avanzado, S.L., donde ofrecemos total cobertura de servicio en materia de fosas sépticas.